jueves, 13 de diciembre de 2012

CALATRAVA NO ES ARQUITECTO, TENGA O NO EL TÍTULO

Los arquitectos tenemos muchos defectos, pero no es uno de ellos el de ser compañeros de Santiago Calatrava. Calatrava no es arquitecto, es ingeniero de caminos. Como se puso a hacer puentes cursis y edificios malos y disparatados, alguien, tan equivocadamente como rozando lo delictivo, le dio el título de arquitecto, pero no lo es. Nunca ha cursado nuestra carrera, en ninguna parte.

Pero, entiéndanme, no hablo te títulos. Calatrava no es arquitecto aunque tenga el título, aunque tuviera 2, aunque lo tuviera por Harvard (Harvard, ¿es buena Escuela?), aunque tenga, realmente, todos los que quiera. No es arquitecto como tantos que también tienen el título, pero que no lo son, en realidad, pues no llegan a saber hacer arquitectura, ni con interés, y ni siquiera con corrección. Su mentalidad es la de un ingeniero. Y los ingenieros no entienden la disciplina arquitectónica, conceptual y precisa, funcional y constructiva, y tantas veces austera y plásticamente limitada, hecha de composiciones contenidas y refinadas, pero casi siempre sin espectacularidad ninguna. Cuando los ingenieros pretenden hacer arquitectura la confunden con algo simplemente plástico, con algo próximo a la escultura, arte que pasan a practicar, supuestamente, y sin mediación alguna, a despecho de la escala, y aprovechando la expresividad que se le puede dar a la estructura resistente, aunque esta expresividad pudiera estar fuera de lugar, como tantas veces lo está. Y así los ingenieros-escultores, como Calatrava, muy pocas veces aciertan en sus exacerbaciones plásticas. Casi siempre llegan a la cursilería y a la forma sin sentido, a la arbitrariedad sin interés, al formalismo vacío.

Al ver los edificios de Calatrava (ya incluso llamarles edificios es mucho decir) todo esto resulta bien claro, no sabe hacerlos. El Museo de la ciencia de Valencia es de una gran torpeza, una equivocada disposición lineal a la que no sabe encontrar el buen remate por sus extremos, y que tiene una luz libre interior muy grande que, naturalmente, no sirve para nada, pues el edificio y su uso no necesitan la diafanidad. Brilla en él, como si fueran oropeles, una estructura supuestamente "orgánica", al servicio de cuya plasticidad, ni siquiera conseguida, todo se ha subordinado. El teatro de la Ópera ( o lo que sea ese maldito bodrio) es una broma muy pesada; está bien próximo al delito, no ya económico y político, que eso está bien claro, sino arquitectónico y técnico. Da mucha pereza comentarlo, y no voy a hacerlo, pues por sí mismo se critica. Quien haya hecho eso y quien lo ha ya promovido no debería tener otro sitio que la cárcel y el exilio.

Por eso, sin duda, el tal Calatrava se ha exiliado a Suiza. Hay quien se lamenta, porque haya ganado el dinero aquí y se vaya a Suiza con sus impuestos. Pero ¿quién obligó a contratar a Calatrava? ¿quién obligó a pagarle honorarios abusivos por edificos equivocados? ¿quien obligó a pagarle millones de euros por el presunto proyecto de unas torres que no pasan de unos croquis malos y unas maquetas, y cosas así? (¿Quien cobró sabrosas comisiones de todos estos honorarios? No sé si esto es verdad, pero tiene toda la pinta). Sería bastante interesante saber quienes fueron las fantásticas autoridades que encargaron estas cosas y, probablemente, se pringaron con ellas. Por parte valenciana, imagino que sería el inefable Camps y su gobierno.

Pero hizo también una picia monstruosa en Oviedo, un supuesto Palacio de Congresos, que se cayó incluso durante la obra, y este responsable tiene nombre y apellido: se llama Gabino de Lorenzo, muchos años siniestro alcalde de la ciudad, el peor que ha habido en el mundo en ninguna parte (si excluimos a Gallardón, por supuesto), naturalmente del PP, y hoy premiada su maravillosa y límpida gestión con el puesto de Delegado del Gobierno en Asturias. ¡Vivir para ver!

Pero es que Calatrava es suizo, o es como si lo fuera. Es decir, es del hipócrita país que presume de tantas cosas buenas, de una política limpia, pero que se funda con solidez en la protección y el ocultamiento del delito económico sistemático, del dinero negro, y de todo lo que bien sabemos. No empezará una nueva vida en Europa y en el mundo sin reducir Suiza a cenizas. Así acabábamos por fin con Calatrava, ingeniero, valenciano y suizo. A ver quien da más.


P.S.
1.- En los comentarios había alguien que dijo que, según Wikipedia (malísima fuente) estudió arquitectura en Valencia de 1969 a 1973. Pero da la casualidad que para estudiar arquitectura se tarda más años, luego no estudió. Y no critico que se pase de presupuesto ni que se contrate a dedo. Lo que critico es que sus edificios son malísimos: que no sabe hacer arquitectura. Y que los políticos y promotores diversos son suficientemente ignorantes y horteras para creer que sus infectos bodrios son buenos. Si tiene el título o no, me trae sin cuidado.

2.- Resulta bastante curioso que el título "Calatrava no es arquitecto" haya atraído en 5 días a más de 800 lectores, y con muchos comentarios (bastante de ellos malísimos, por lo que los he borrado todos. Perdón por los que no eran absurdos o impertinentes). 

P.S. 2
Unos cuantos días más y ¡1350! pollos y pollitas han leido esta nota. Vengo comprobando en este blog que el personal se tira a por cosas independientemente de su valor. Algunos escritos que yo considero interesantes, y que he metido aquí, casi nadie les ha hecho ni caso. Ahora pongo esta nota sobre Calatrava, y basta decir que no es arquitecto y alguna cosa más, semi-gruesa, para que piquen todos como si fueran tencas.

En cuanto a los comentarios, más de la mitad han sido impertinentes e incluso con insultos bastante gruesos, algunos dándoselas de ingeniosos, y casi todos intentando herirme. Por eso los he ido borrando en su mayoría. Pero, mi querido público, si no les gusto no me lean, y ya está. Y contengan sus expresiones, sobre todo si son anónimas, que es lo que suelen ser. (Sólo respetaré, quizá, los comentarios que tengan identificación inequívoca).

Claro, algunos han quedado decepcionados, pues les hubiera gustado que yo hubiera hecho un artículo más crítico, inteligente e ingenioso, al gusto de ellos. Lo siento mucho, pero en parte lo he hecho, y, además, no me dedico mucho a los temas que no me interesan. Y si hubiera hecho eso de forma sistemática, seguro que se lo leían muchos menos.

P.S. 3
1.- Y, en cualquier caso, ¡Ojo de pato no se rinde!:
 Declaro y juro que:
                               CALATRAVA NO ES ARQUITECTO
                               CALATRAVA NO ES ARQUITECTO
                               CALATRAVA NO ES ARQUITECTO
                               (TENGA EL TÍTULO, O NO)

Y si realmente tuviera el título, digo que:

                               SEGURO QUE APROBÓ TODO COPIANDO
                               SEGURO QUE PRESENTABA PROYECTOS HECHOS POR UNA ACADEMIA
                               VALENCIA ¿ES UN COLADERO?

Y los políticos que le encargaron las obras eran tontos y de derechas, valga la redundancia, (incluso aquellos que eran de izquierdas).

2.- Propongo finalmente derribar todas las obras de Calatrava, por suscripción popular. (Esta petición se une a la ya hecha por mí en este mismo blog para derribar la Almudena y la Sagrada Familia. Por cierto que la Sagrada Familia no es otra cosa que la madre de Calatrava).

19 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Según la wikipedia el señor Calatrava estudió arquitectura en la universidad politécnica de Valencia entre los años 69-73.........
    Puede criticar con datos que sus obras se pasan de presupuesto o que fue contratado a dedo......... pero al menos molestese en buscar algo antes de desmentirlo.
    Si no fuera arquitecto no podría haber firmado en este país ningún proyecto... en Suiza si pero no en España.

    ResponderEliminar
  5. Querido Antón: Totalmente de acuerdo con tu post, que resume muy bien lo que tantos arquitectos en Valencia hemos defendido con tan poco éxito, como es evidente. Solamente una puntualización: Quien trajo a Valencia a Calatrava (simplemente por ser de Benimamet) le encargó el proyecto y construyó los primeros bodrios fué el gobierno socialista presidido por Joan Lerma. Zaplana se cargó la Torre de Comunicaciones cuya gigantesca cimentación ya estaba construída y en su lugar le encargó el Palau de Les Arts, pretendido teatro de Ópera que se inauguró con 200 localidades desde las que no se veía el escenario. Camps añadió el Ágora, gigantesco mejillón azul sin uso conocido, inacabado y con goteras.

    ResponderEliminar
  6. Calatrava SÍ es arquitecto. Estudió y se licenció en la ETSA de la Universidad Politécnica de Valencia. Si quiere negar la realidad, adelante, es bienvenido, pero téngalo claro: usted está mintiendo en esta entrada.

    ResponderEliminar
  7. Calatrava SI es arquitecto, estudio arquitectura en la UPV.

    ResponderEliminar
  8. Tampoco Mies ni Le Corbussier estudiaron Arquitectura, como Paxton tampoco era Ingeniero. Ahora reniegan de la arquitectura megalómana los que antes le reían las gracias.

    ResponderEliminar
  9. Señor Antón, el señor Calatrava es Arquitecto, tiene ese título igual que usted. Lo sí que puede criticar es su forma de proyectar y su visión de la ciudad, del urbanismo y del mundo en general, pero le pido por favor que no nos meta a los Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos en lugares donde no estamos y encima para intentar dejarnos en una mala posición que no merecemos en absoluto. Tenga un poco de sensatez y dignidad y asuma lo que tenga que asumir y lo que no, no se lo traslade a los demás. Gracias.

    ResponderEliminar
  10. Creo que hay una perversión del lenguaje. El que Calatrava sea un arquitecto malo no implica que no sea arquitecto, los adjetivos no eliminan al sustantivo, lo califican. Bueno si aceptamos que arquitecto sólo significa arquitecto-bueno, concluimos que como también es ingeniero de caminos malo, tampoco es ingeniero de caminos.

    ResponderEliminar
  11. ¡Ay, querubín, querubín! ¡Qué no te identificas, picarón! Si lees bien, verás que no me meto con los ingenieros de caminos, y, mucho menos, con los de "Caminos, Canales y Puertos", todos ellos, sin duda, parientes del Espíritu Santo. Si quisiera meterme con los ingenieros de caminos, te ibas a enterar, querido qerubín. Y, por cierto, como vuelvas a escribir un comentario sin identificarte convenientemente, te borraré.

    Para Cerdán (que sí se identifica): efectivamente, yo creo que Calatrava no es arquitecto, ni ingeniero de caminos, ni escultor.

    ResponderEliminar
  12. A ver si me acuerdo de qué ponía, para cumplir las normas... ah, sí, recomendaba un libro, el "Ni robot ni bufón", de Antonio Miranda, para aprender a hacer crítica arquitectónica, incluso de un Calatrava. Como este era un artículo de crítica, pues lo aportaba aquí, pero si le parece inapropiado, pues bórrelo de nuevo.

    PD. Luego es cierto que comentaba que otros artículos de este mismo blog me parecen más llenos de contenido y que este tira por la risa fácil, pero vamos, que no era más una crítica que una constatación de la realidad. Evidentemente usted puede escribir como le de la gana, que para eso tiene ya su edad y su blog.

    ResponderEliminar
  13. Ni se sabe el tiempo que llevo haciendo crítica arquitectónica y la enorme cantidad de artículos y libros que he hecho, pero este no es el caso del blog, aunque a veces pudiera meter en él algo de crítica.
    Por otro lado, el libro "Ni robot ni bufón" me parece malo, muy decepcionante. No enseña nada con respecto a la crítica, pues incluso es ideológico, lo más opuesto a ésta.
    Antón Capitel

    ResponderEliminar
  14. Me encanta lo de borrar los comentarios..... es tan infantil
    Sobre todo el que enlazaba con la universidad de Valencia y declaraba al señor Calatrava como insigne estudiante.
    Creo que no contenía ningún insulto pero vamos si usted lo considera así...

    ResponderEliminar
  15. http://www.upv.es/organizacion/conoce-upv/honoris-causa/santiago-calatrava/biografia-es.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  16. Coincido con Antón. La verdad es que no comprendo que defendáis a Calatrava, aunque lo respeto. Creo que pudo haber sido un buen arquitecto (ver sus primeras obras en Zurich) de no haber caído en la avaricia, la petulancia y la autocomplacencia.
    Yo, hace ya unos años, en una ponencia que dí en diferentes lugares denominada "Intervención urbana vs arquitectura espectáculo" y en otras intervenciones en foros donde no siempre todos eran arquitectos, pero sí profesionales cualificados, puedo corroborar la incredulidad de los oyentes, cuando yo denostaba las intervenciones "icónicas" de la arquitectura "circense".
    A mi juicio, la mayoría son fruto de lo que denomino "la perversión del efecto Guggenheim" asumida por nuestros responsables políticos autonómicos y locales respondiendo unánimemente al lema de "ponga un Calatrava (o similar) en su ciudad", que en su simplismo asociaban el éxito de Bilbao exclusivamente al Museo y no a una operación de mucha más complejidad y calado que no procede analizar aquí.
    El círculo vicioso empeoraba cuando los arquitectos estrella se veían presa de su propia firma y de la imagen de su arquitectura y ya no importaba ni el sitio, ni el contenido, ni nada. ¿O es que acaso algún político aceptaría un Calatrava que, en su alarde estructural, no fuera blanquito, con costillas, casco, etc. con su hormigón, su acero y su trencadis, estuviese en Tenerife, Sondica, Venecia o Milkwaukee, o un Ghery sin torsiones y revestimiento de escamas de titanio o similar.
    En mi opinión, entre las "estrellas", sólo se salva Moneo, que con mayor o menor acierto, según los casos, suele responder con honestidad y profesionalidad al contexto cultural, al sitio y al programa.

    ResponderEliminar
  17. Nadie defiende a Calatrava....... lo que se defiende es que la critica de que como no tiene el título no somos amigos es ridícula, además de ser mentira.
    Calatrava es un mal arquitecto porque triplica el presupuesto y los plazos, sus obras no funcionan y están fuera de contexto etc...
    La parte estética también es criticable y posiblemente mucho, pero eso es un debate que ahora mismo me parece secundario.
    Los arquitectos somos técnicos y ahora que estamos luchando con los ingenieros de caminos por las competencias me parece que debemos defender esta parcela. Si queremos vender la arquitectura como arte (única y exclusivamente) pasa lo que pasa..... que Calatrava solo hay uno y el alcalde de turno quiere un Calatrava en su pueblo para salir en el mapa. O que te dicen tu ponlo bonito...
    No señor los arquitectos somos técnicos cuando salimos de la escuela y es lo mínimo que se nos puede pedir que nuestros edificios cumplan la normativa y funcionen.

    ResponderEliminar
  18. Enhorabuena, Antón, por decir lo que nadie se atreve a decir, tanto en este post como en otros en los que tratas asuntos más trascendentes. Como estudiante de arquitectura (que conste en acta que no soy alumna de la ETSAM), eres un referente muy valioso. Y, encima, ahora me entero de que eres un tío legal (de izquierdas, vamos).
    Ánimo! Un saludo!

    ResponderEliminar